viernes 17 mayo 2024, 10:30

El Congreso de la FIFA apoya de forma unida medidas más contundentes contra el racismo

  • El presidente de la FIFA subraya en el 74.º Congreso de la FIFA en Tailandia (Bangkok) que lo único que importa son "los colores del club o de la selección"

  • Cinco áreas de acción constituyen la base de unas medidas firmes contra el racismo que se aplicarán en las 211 federaciones miembro

  • Los delegados del Congreso se ponen en pie en apoyo a la postura global de la FIFA contra el racismo; jugadores, entrenadores y árbitros destacados secundan las medidas

En el 74.º Congreso de la FIFA celebrado en Bangkok (Tailandia), el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha anunciado un sólido programa de medidas en contra del racismo basado en cinco pilares que se aplicarán en las 211 federaciones miembro y ha afirmado que "debemos luchar para acabar con el racismo de manera conjunta".

Los delegados del Congreso de la FIFA se pusieron en pie al unísono y aplaudieron al escuchar el apasionado discurso del Sr. Infantino a favor de una postura común en contra del racismo. Asimismo, cinco FIFA Legends describieron los principios en los que se basará la FIFA para erradicar el racismo en el fútbol.

"El racismo es terrible, una lacra que existe en nuestra sociedad y que se ha infiltrado en el fútbol —declaró el presidente de la FIFA—. Hasta ahora, no hemos sido capaces de hacerle frente de manera adecuada. Debemos luchar para acabar con el racismo de manera conjunta".

"No podemos aceptar lo que está ocurriendo en los estadios y terrenos de juego. Aquellas personas que piensan que pueden tener comportamientos racistas en el mundo del fútbol, ya sean espectadores en un partido o jugadores, no tienen cabida en ningún lugar del planeta".

"Deben saber que no las queremos; queremos que se vayan y que no formen parte de la familia del fútbol".

Los FIFA Legends Emmanuel Adebayor e Iván Córdoba, la jugadora de la selección femenina de Estados Unidos Mia Fishel, la internacional tailandesa Kanjana Sungngoen y el campeón del Mundial de 2018 y leyenda de la FIFA Blaise Matuidi tomaron la palabra, y cada uno explicó uno de los principios fundamentales de esta iniciativa mundial.

Este programa cuenta con cinco áreas de acción. El racismo se convertirá en una infracción concreta, que se recogerá en los códigos disciplinarios de cada una de las 211 federaciones miembro de la FIFA. En casos de conductas racistas, se impondrán sanciones concretas y graves, como derrotas de un partido. Se introducirá un gesto universal con el que los jugadores comunicarán incidentes racistas y los árbitros señalarán la ejecución del procedimiento de tres pasos para interrumpir, detener o suspender definitivamente el partido. Se luchará para que el racismo se considere un delito penal en todos los países del mundo y se impongan las sanciones adecuadas. Asimismo, se fomentarán iniciativas de formación junto con escuelas y Gobiernos de todo el mundo, y se creará el Panel de Jugadores contra el Racismo, compuesto por futbolistas retirados, que aconsejará sobre estas acciones y supervisará su ejecución en todo el mundo.

"La situación cuando yo jugaba era complicada. Todos sufrimos estos problemas. Sin embargo, hoy podemos cambiarlo —añadió Adebayor, exdelantero internacional de Togo—. Tanto yo como muchos otros jugadores, incluso leyendas como [Clarence] Seedorf o Samuel Eto’o, hemos vivido esta situación. En este momento, con todos ustedes presentes en la sesión, parece que podemos ponerle freno al racismo una vez por todas

Los delegados vieron un vídeo en el que jugadores de primera fila, en activo y retirados, y algunas figuras destacadas del fútbol cruzaban los brazos en forma de aspa, el gesto propuesto para señalar los incidentes racistas que se produzcan durante un partido. Entre estas figuras se encontraban el exárbitro mundialista y presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, Pierluigi Collina, la campeona del mundo Briana Scurry, la leyenda del Arsenal y director de la División de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA Arsène Wenger y el capitán de la selección inglesa Harry Kane. El presidente Infantino afirmó que, con el objetivo de redactar la nueva estrategia, se había puesto en contacto con jugadores de todo el mundo para pedirles su opinión y consejo, así como para que le explicaran sus experiencias con esta lacra.

"No importa la procedencia de las personas, si uno es de este o aquel país, del norte o del sur, basta con saber jugar bien al fútbol para ser jugador—prosiguió Infantino—. Como he dicho anteriormente, lo único importante son los colores del club o de la selección. Junto con este panel de magníficos futbolistas procedentes de todos los rincones del planeta, hemos definido cinco pilares que implementaremos a partir de hoy en todo el mundo, en concreto, en las 211 federaciones miembro, para acabar con el racismo de una vez por todas".

"El racismo nos sume en la oscuridad. Como me dijo una persona mucho más sabia e inteligente que yo: Si estás en una habitación oscura, no tengas miedo, simplemente enciende una vela. Hoy no encendemos una vela, sino que prendemos una gran hoguera que iluminará el mundo entero".

No Discrimination