Objetivos estratégicos 2023-2027

Conclusiones

En la FIFA, llevamos adoptando medidas desde 2016 para restituir la credibilidad del órgano rector del fútbol mundial, garantizar la transparencia y acometer nuestra misión de hacer que nuestro deporte sea realmente global. Se trata de nuestro deber estatutario, y, como tal, aceptamos nuestra responsabilidad. En concreto, el ciclo 2023-2027 seguirá por la misma vía, con especial énfasis en las competiciones y el desarrollo.

En lo que respecta a las competiciones, el calendario internacional del próximo ciclo tiene marcadas en rojo tres citas mundialistas. La renovada Copa Mundial de Clubes de la FIFA™ de 32 equipos que se disputará en 2025 respalda nuestro objetivo de brindar a más clubes la oportunidad de competir en este tipo de torneos. Este certamen, junto con una marca nueva, innovadora y moderna, seguirá impulsando el fútbol de clubes entre una audiencia global, al garantizar la participación de todos los continentes y ofrecer una nueva vía para competir al máximo nivel. Se trata de una apasionante novedad que, a buen seguro, será acogida con entusiasmo por todos los aficionados al fútbol. Posteriormente, Canadá, México y Estados Unidos albergarán el MAYOR ESPECTÁCULO DEL PLANETA. La Copa Mundial de la FIFA 26, que se disputará en estos tres países en los meses de junio y julio de 2026, está llamada a cautivar al mundo entero. Esta edición ampliada a 48 selecciones brindará a más países la oportunidad de vivir un acontecimiento deportivo único. Los 104 partidos que se disputarán en 16 fantásticas sedes ofrecerán una experiencia sin igual. Además, la Copa Mundial de la FIFA 26 dejará un legado en los tres países anfitriones que impulsará el desarrollo a largo plazo de nuestro deporte, dentro y fuera del terreno de juego. Tras el éxito sin precedentes de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Australia & Nueva Zelanda 2023, la mejor edición del torneo hasta la fecha, la próxima fase final, cuyo anfitrión adjudicará el Congreso de la FIFA por primera vez en la historia, tratará de mantener el rápido desarrollo que viene experimentando el fútbol femenino. El torneo disputado en 2023, el primero con 32 selecciones, ha supuesto un nuevo hito, además de demostrar que los equipos a los que se les da la oportunidad de participar en este tipo de citas están a la altura. Estos son los principales resultados del formato ampliado de 2023, que representa un paso importante con vistas a conseguir que más selecciones compitan al máximo nivel. No obstante, todavía queda mucho por hacer en este sentido. Durante el ciclo 2023-2027, tenemos previsto debatir la creación de una Copa Mundial Femenina de Clubes de la FIFA, de nuevo con el fin de satisfacer la necesidad de que más clubes femeninos punteros de todo el planeta compitan al máximo nivel. Sin duda, ofrecer a nuestras selecciones nacionales y a sus clubes más oportunidades de competir en el ámbito de su región o zona geográfica es un importante pilar de nuestra estrategia para el ciclo 2023-2027. Es preciso abordar el desequilibrio existente en este sentido en ciertas partes del mundo, mediante innovaciones como la FIFA World Series. El respaldo de este tipo de iniciativas se traducirá en un calendario internacional más estable para el fútbol juvenil, que es una plataforma fundamental para que los jugadores destaquen en el fútbol internacional con sus respectivos países. Para solucionar este problema, a partir de 2025 se organizarán torneos anuales de categoría sub-17, con formatos ampliados a 24 selecciones en el caso de las chicas y a 48 en el de los chicos. Además, ya en 2024, la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA™ se ampliará de 16 a 24 selecciones. Creo firmemente que, dado su atractivo en todo el planeta, nuestras competiciones influyen en gran medida en nuestro segundo objetivo clave para el siguiente ciclo, esto es, el desarrollo. Nuestra principal meta es garantizar que las próximas generaciones tengan interés en entrar en contacto con el fútbol y practicarlo, así como la oportunidad de hacerlo. Debemos proteger el futuro a largo plazo del fútbol. A través del Programa Forward 3.0 y las inversiones en el Programa de Desarrollo del Talento de la FIFA, que también contempla la creación de academias de la FIFA, nos aseguramos de que todos los jugadores con talento, sean niños o niñas, tengan una verdadera oportunidad de representar a su país. Asimismo, la FIFA también viene centrando su atención en la participación general en el fútbol base y amateur, con el fin de ayudar a nuestras federaciones miembro a mantener la popularidad de la que goza el fútbol como actividad recreativa. Estas iniciativas se ven reforzadas por nuestro programa Football for Schools, que combina participación y formación, al ofrecer a los niños una oportunidad única de aprender valiosísimas lecciones, aptitudes para la vida y competencias específicas. Las metas de la FIFA en materia de desarrollo no solo están vinculadas a la participación, sino también a la gobernanza del fútbol, a nuestros propios procesos como órgano rector, al aumento de la interacción con la afición, al reconocimiento de la función general del fútbol en la sociedad y a la capacidad financiera necesaria para alcanzar nuestros objetivos. En este sentido, nos centraremos en la revisión de los Estatutos de la FIFA, un importante proceso de reflexión dirigido a garantizar que las obligaciones legales de la FIFA sirvan de referencia a todas las instituciones deportivas. Con la creación de la Cámara de Compensación de la FIFA, hemos dado un primer paso decisivo con vistas a conseguir que los clubes formadores perciban compensaciones por formación justas, en el marco de la revisión completa del sistema de traspasos. El fútbol no es nada sin los aficionados, y en la FIFA somos conscientes de nuestra necesidad de mantener una interacción estrecha con las personas que impulsan nuestro deporte. La FIFA es una organización dinámica y flexible que se adecúa a los hábitos cambiantes de los aficionados y consumidores de todo el planeta; ya sea a través de la interacción digital en FIFA+, una plataforma que está democratizando el fútbol y permite a nuestras 211 federaciones miembro llegar a nuevas audiencias globales, del eFootball y los videojuegos, o bien la experiencia de los hinchas en los principales torneos de la FIFA. Para alcanzar estos objetivos, hace falta financiación. En este sentido, desde el punto de vista económico, nuestros planes están plenamente respaldados por una inversión sin precedentes en nuestras 211 federaciones miembro, ya que la FIFA generará 11 000 millones de USD en ingresos durante el ciclo comercial, un cálculo que no incluye los ingresos generados por la nueva Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Por consiguiente, durante este periodo cada federación miembro percibirá un mínimo de 8 millones de USD en concepto de financiación solidaria a través de FIFA Forward 3.0. En lo que respecta a la responsabilidad social, la posición del fútbol como deporte más popular del planeta sigue estando a disposición de las agencias de las Naciones Unidas con las que colaboramos, con el fin de difundir mensajes clave, especialmente los relacionados con los derechos humanos y el medio ambiente. Vivimos en un mundo dividido, por lo que las alianzas y acciones colectivas en torno a cuestiones clave son más necesarias que nunca. Estos once objetivos conforman mi planteamiento táctico y el de la FIFA para el ciclo 2023-2027, tal y como expuse en la edición número 73 del Congreso de la FIFA, celebrada en Kigali (Ruanda) en 2023. Se trata de los objetivos estratégicos que seguirán guiando todas las actividades de la FIFA y el fútbol mundial, que apoyan a la comunidad futbolística global y que garantizan que el fútbol una el mundo.

Gianni Infantino

Presidente de la FIFA

FIFA_FSG_Introduction_President_Signature